La odontología preventiva es sumamente importante ya que evita procesos que derivan en patologías y tratamientos. Es común acudir al dentista cuando se presenta un cuadro clínico. Esto supone en muchas ocasiones tratamientos invasivos. En las Clínicas Dental Fornas nos encargamos del estudio y conocimiento de su medio bucal y sus implicaciones microbiológicas e inmunológicas en las prevención de enfermedades.
Con un examen preventivo se pueden identificar microcaries, abrasiones, erosiones, fisuras y otras patologías que afectan a las piezas dentales, además realizamos un examen periodontal para evaluar el estado de encías y hueso. Identificados futuros problemas, realizaremos procedimientos y tratamientos odontológicos que eliminen cualquier riesgo.
El profesional de la odontología estudiará por ejemplo, la posibilidad de aplicar fluoruros. En la fluoración del agua potable se ha observado un descenso en la incidencia de caries dental. El flúor en dosis profilácticas es inocuo. O simplemnte aconsejar infusiones de té verde, ya que contienen flúor y poseen actividad antibacteriana y poder antioxidante.

El control de la ingesta de determinados alimentos es otro aspecto a tener en cuenta. Existen sustancias que poseen un alto potencial cariogénico. Consejos sobre qué alimentos son saludables desde el punto de vista bucodental.
Dentro del tratamiento no invasivo están los sellados de fosas y fisuras, que están especialmente indicados en personas con dificultades para el mantenimiento de conductas favorecedoras de salud oral, como el cepillado con regularidad.
Una buena odontología preventiva es aquella que consigue y mantiene un ambiente libre de microbios durante cualquier procedimiento odontológico en un paciente.
En la promoción de la salud motivamos el papel activo del paciente, a preocuparse por mantener una higiene bucodental óptima.