En Clínicas Dental Fornas, cuidamos la salud bucal de los más pequeños, aplicamos los últimos tratamientos para la prevención de caries y mantenemos un seguimiento efectivo del desarrollo en la dentición temporal.  Porque sabemos la importancia de una boca sana y feliz, nuestro objetivo es prevenir cualquier problema que pueda repercutir posteriormente a los dientes permanentes.
La Sociedad Española de Odontopedirtría recomienda que la primera visita del infante se  realice una vez completada la erupción de las 20 piezas que componen la primera dentición, aproximadamente a los 3 años de edad. En esta primera visita, el Odontopediatra examinará los dientes, las encías y la mandíbula del niño para comprobar si hay algún problema. Además los padres recibirán información acerca de la dieta no cariofénica, de la higiene bucal y del manejo de ciertos hábitos bucales como el chupete y la succión.
También nos ocupamos  de explorar y detectar posibles anomalías en la posición de los maxilares o dientes para remitir posteriormente a nuestros ortodoncistas, que serán finalmente, los encargados de llevar al paciente, y de hacer un tratamiento restaurador en caso de ser necesario. Este tratamiento se compone de tratar los traumatismos (que por lo general, es la patología más frecuente entre los niños de 7 a 11 años), usar selladores para obturar levemente los surcos y fisuras de las piezas dentales sin apenas quitar material, para evitar posibles caries y tratarlas para subsanar sus consecuencias.

La diferencia fundamental que encontramos entre la odontología habitual y la odontopediatría en el tratamiento de caries, es la presencia de los dientes temporales en los niños.  Por este motivo,  tratamos las lesiones ocurridas de una manera menos conservadora y más agresiva que en el caso de los pacientes con lesiones en dientes permanentes. Evitando así, en el peor de los casos, un tratamiento insuficiente a un diente temporal que luego repercutiría en su sucesor.
La salud oral, es una parte integral de la salud general del niño, y por ello requiere de una atención específica y respetuosa. Aquí en nuestras Clínicas podemos ofrecerles tratamientos exclusivos para asegurar su bienestar y su salud bucal. Consideramos fundamental , saber dirigir al niño para que su actitud sea positiva frente al tratamiento. Consiguiendo su cooperación y confianza, podremos crear un buen ambiente y lograr que lleve consigo, una buena experiencia. Formando así, una base positiva para futuras interacciones con nuestro equipo profesional.